jueves, 14 de mayo de 2009

REIKI



Reiki dificil es explicar algo tan sagrado y a la vez tan simple, y que aún se hace más difícil de explicar cuando algunas personas, por desconocimiento, llaman Reiki a la sanación con la energía personal que cada uno poseemos, incluso conocemos grupos estructurados de Reiki, que mantienen esta equivocación, no sólo eso, sino que la imparten como parte del curriculum de clases, en fin, de ahora en adelante llamaremos reiki (con minúsculas) a esta condición personal y Reiki (con mayúsculas) al verdadero Arte Sagrado de Sanación, tratando de explicar lo mejor posible este regalo divino con el que vinimos a este plano y lo perdimos, pero que aún podemos recuperar.
Todo cuerpo viviente (personas, animales y plantas) irradia calor y energía. Esta energía es La Fuerza Vital, y cada civilización terrícola la ha llamado de diferentes maneras; los hunas polinesios llamaron mana a esta fuerza de vida, los indios iroqueses de Norteamérica la conocieron como orenda, es prana para los hindúes, ruach para los hebreos, baraka en los países islámicos, y chi para los chinos. Finalmente los japoneses, que participaron en su re-descubrimiento, la llamaron ki y ésta es la raíz que aparece en la palabra Reiki. El REI significa para los japoneses Energía Vital del Universo y el KI significa su manifestación benéfica en todo lo vivo.
Todo ser humano nace con reiki (con minúsculas), que es la energía de vida por sí misma, que se manifiesta desde cuando una madre pone su mano sobre la frente de su hijo para apreciar y tratar de, inconscientemente, curar su fiebre, o cuando un animal lame la herida de su cachorro después de un accidente. Ahora, Reiki (con mayúsculas), es un antiquísimo Arte Sagrado de Sanación diseñado para incrementar el potencial curativo del individuo a través de enseñanzas específicas, mediante su iniciación, entonamiento y alineación de sus chakras por un Maestro de Reiki capacitado y mediante Símbolos (que tienen el poder detrás de sus formas), que son realmente mágicos. Es muy interesante el mundo de los símbolos, que son una forma compactada de expresar una idea o concepto pero que tienen sólo el valor que nosotros queramos darle. Sin embargo, los símbolos Reiki tienen su valor en si mismos y fueron diseñados para que nosotros pudiéramos sanarnos y también sanar a otros.
Se ha comprobado científicamente que la energía Reiki penetra en el cuerpo del terapeuta por la cabeza, en la zona del chakra coronaria, pasa por el corazón y es emanada por las manos, que son impuestas sobre los chakras del enfermo, beneficiando esto a ambos. En conclusión, es la re-instalación del cordón comunicativo que todos tuvimos un día con el Ser Supremo, y el pedazo de este que todos tenemos dentro, es en su consecuencia final la inducción de la salud física, mental, emocional y espiritual hacia un Balance Perfecto, para el cual Dios nos creó y que nosotros mismos perdimos alejándonos de él y que con el Reiki volvemos a alcanzar.
La iniciación de Reiki I nos permite sanar a otros y a nosotros mismos, mientras que la iniciación de Reiki II nos permite, además, sanar a distancia, así como el Reiki III nos da la maestría, que es la condición que nos permite iniciar en Reiki a otros. Como condición ética quisiéramos aclarar, que el Reiki debe ser pedido por el paciente al terapeuta en casos normales, en emergencias; el terapeuta Reiki sabrá cómo preguntar si son aceptados sus servicios.
Toda esta sagrada condición que he tratado de explicar en dos párrafos, tiene sus inicios al comienzo de la raza humana, desde antes de los atlantes, y antes de los egipcios, que tenían todo un sistema de curación a través de símbolos y por medio de las manos que llamaban Seichim y que podía escribirse también como Sekhem que es la acepción egipcia para el Kundalini, este sistema sin dudas era el Reiki.
Según teorías muy serias, Reiki nació en el mismo planeta que llevó a la tierra los dioses y diosas de muchos brazos, siendo esa cultura la que germinó en la India pre-patriarcal. La divinidad hindú que hoy conocemos como Siva, se encargó de traernos el Reiki y desea ser recordada por ese don. En el diseño del organismo humano para este planeta, Reiki quedó incorporado al código genético y por tanto es un derecho innato de todos los humanos, que incluso está tan arraigado en este código, que una vez despierto no vuelve a perderse su condición básica, que va pasando de una a otra vida.
En efecto, Reiki es parte divina de todos nosotros. En los primeros tiempos fue universal y no se preveía su pérdida. Los niños de los primeros tiempos de la Tierra, en la civilización que hoy conocemos con el nombre de Mu, recibían el Grado I de Reiki en lo que llamaríamos escuela elemental, y el Grado II en lo que hoy sería la secundaria, siendo el Grado III era impartido a los pedagogos y maestros, o a adultos de especial desarrollo espiritual. Cuando estos grupos humanos organizados abandonaron el continente de Mu (que fue destruido por masivas erupciones volcánicas, terremotos y mareas y que se encontraba, según expertos, en el Océano Pacífico al Sur de Ecuador), para ir a poblar lo que es hoy Egipto, la India y el Tíbet, llevaban el Reiki con ellos y así sobrevivió a la desaparición de Mu. Los cambios telúricos que destruyeron primero Mu y luego La Atlántida produjeron una grave desorganización cultural, y el sistema Reiki de sanación sólo se salvó por haberlo preservado una pequeña minoría, como ocurre también ahora que muy pocos poseemos este conocimiento.
Aún hasta en la Biblia podemos encontrar muchas referencias a las sanaciones efectuadas por Jesús a través de la imposición de las manos, las cuales pueden verse claramente en San Lucas 4:40, San Mateo 8:14-15 y 20:29-34; en San Marcos 1:40-42 y 8:22-25. Existen muchas similitudes entre las sanaciones que hacía Jesús y la práctica de Reiki. Una en particular es que Jesús podía pasarle a otras personas el poder para curar, lo cual vemos en San Lucas 9:1-2, San Marco 4:10-12 y 34 y San Mateo 13:10-11. Jesús incluso dijo: “Quien beba de Mi boca será como Yo y Yo seré como él. Se le revelarán cosas ocultas”. Y añadió: “El que crea en Mí realizará las obras que Yo hago y aún las hará más grandes.”
El conocimiento secreto es también parte de las enseñanzas Reiki, ya que sus símbolos y el proceso de entonamiento son secretos. No se sabe en detalle si Jesús nació con la habilidad divina de sanar a través del tacto o si fueron estos conocimientos adquiridos, quizás entre los 11 y los 30 años, cuando se cree que Jesús viajó al Oriente, visitando la India, el Tibet y China. Si esto fue así, como creemos, Jesús fue sin dudas, un iniciado en Reiki.
En la década de 1870, Mikao Usui, un sacerdote japonés, profesor de la Universidad de Kyoto, después de no encontrar respuesta a una pregunta de un alumno sobre las curaciones milagrosas a través de las manos que Jesús hizo y que así consta en la Biblia, decidió consagrarse, por ética japonesa, a la búsqueda de esta respuesta. Después de largos años profundizando en estudios filosóficos a través de todo el mundo, bebiendo profundamente en el hinduismo, en el budismo, y en las demás religiones, encontró en los antiguos Sutras Tibetanos, la técnica y el método de sanación, así como información teórica de los Símbolos Mágicos, que no se enseñaban gráficamente; quizás por el alto respeto que estos merecen. Con esta parte del camino ya andado regresó al Japón, donde en un monasterio Zen, visitando a un amigo y maestro, tuvo la convicción que debía meditar en el Monte Sagrado Koriyama; donde en la última noche de sus 21 días de meditación obtuvo la iluminación y con esta le fueron dados los símbolos, Mikao Usui había re-descubierto el Reiki.
Usted no piense que está leyendo este artículo por la casualidad (que no existe), sino por pura causalidad, ya que sin dudas, si esta información le es familiar o le interesa, posiblemente usted ha sido iniciado en Reiki en otras vidas. No deje pasar esta oportunidad, siga informándose.
Reiki no es una religión, cualquier ser humano sin ningún talento especial o sensibilidad espiritual, de cualquier filosofía, o sin ninguna de ellas, puede tenerlo; sólo basta que así lo desee.
La esencia del Reiki es el amor. Cada uno debe andar su camino hacia Dios, o lo que es igual, hacia el amor. Cuando queramos encontrar ese camino, es necesario disponer de métodos y opciones concretas. El Reiki es para nosotros uno de los más directos.

Fuente: Revista Interforum...


ANGELINA ROMÁN OLIVARES
MAESTRA DE REIKI USUI
TIBETANO KARUNA.
CURSOS E INICIACIONES DE REIKI
TERAPIAS PRESENCIALES Y A DISTANCIA
TELEFONO 9 7969454
Ahumada 27, sector Corvi, Quillota,
V REGIÓN, CHILE.

1 comentario:

  1. Sra.Angelina la felicito por este didactico reportaje,,me estoy adentrando y deseo conocer Reiki como ud.dice con mayuscula.
    Me gustaria en el mediano tiempo hacer un curso de iniciado en Reiki, vivo aca en Quillota pero soy Santiaguino de toda la vida,estoy prestado por aca.
    Quisiera saber cuando ud.haga el curso de iniciado y avisarme y el valor de dicho curso.Mi email es
    earanguizrobles@gmail.com
    Un agrado haber conocido su blog

    ResponderEliminar